-

-

jueves, 31 de diciembre de 2015

Esperar menos, vivir más.

¿Dónde vamos a bailar esta noche? 
Esperamos por un nuevo año.
El lunes volveremos a esperar
a que llegue el viernes.
Da igual qué lunes, da igual qué viernes,
da igual que año.
Esperamos a cumplir la edad
que nos es necesaria para saber
que la vida no va de esperar.
Y cuando la tenemos, seguimos esperando.
Esperamos a ese día en el que por fin tengamos la valentía
de hacer lo que en silencio nos apasiona.
Sin hacer nada para que llegue, sin desvestirnos los miedos
para que suceda.
Esperamos a que pase la tormenta para estar alegres.
Esperamos a que llegue alguien y lo cambie todo.
Los trenes, las personas, las oportunidades van pasando.
Se van, y nosotros, seguimos esperando.
Como si todo nos fuera a llegar regalado,
por el mero hecho de aguardarlo.
Así que esperamos a que suceda, a que vuelva a salir el sol
en un día distinto a este,
a que cambien las cosas y se apague el 31 de diciembre.
Esperamos, y no nos damos cuenta de que mientras lo hacemos
se va lo único que realmente tenemos, se va el hoy
se va la vida.
A este 2016, no lo dejéis escapar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde la ansiedad que provoca no haber aprendido aún a decir BASTA.

Hace menos de 24h viví una situación tan real y frecuente como incómoda. Manos que tocan de más, manos que se colocan dónde no debieran ...