-

-

martes, 19 de mayo de 2015

En busca del cambio.

Niña registrando a un soldado, Banksy.
20 de mayo de 2015, España.
La página de Facebook dedicada a El Periódico deja entrever una pequeña y curiosa noticia publicada el día anterior.
¿El titular? el siguiente: El trato de un niño a un vagabundo conmueve a los clientes de un restaurante. (Alabama, EEUU)

La primera impresión al leerlo puede ser preguntarse el porqué un acto así es considerado noticia. Además, es algo ocurrido en otro país, cosa que inevitablemente nos hace restarle importancia. Quizá esto último viene dado por eso de vivir "emburbujados" en el nuestro (se viva en el país que se viva).

La noticia se lee en un suspiro. Sí, es escasa en palabras, por lo que sigue sin ser extraño que nos suscite a preguntarnos: "¿por qué?."

Sin embargo, al poco rato de que la noticia haya sido analizada por nuestro cerebro, resulta sencillo comprender que no necesita de más palabras, pues a un acto así le sobran.

No hablaremos de la noble ingenuidad del crío para obrar como obró. Si habláramos de ingenuidad, el mundo continuaría sin entender que lo realmente sorprendente de esta historia no es el acto en sí.

Es cierto que lo que hizo es maravilloso, pero es más maravilloso aún cuando nos damos cuenta de que todo el egoísmo que hay en el mundo, viene impuesto.
No es extraño que el ser humano viva sumido en la codicia, lo verdaderamente alucinante es que a día de hoy lo haga aún más descaradamente.

Cada vez parecemos estar más absorbidos por los mandamientos del capitalismo. Es por ello que la rareza de la noticia no debería venir suscitada por el hecho de preguntarnos porqué está publicada, sino por el de pensar en como es posible que crecer y hacerse "adulto" suponga casi sin querer un acto de deshumanización. Un hito al olvido de todo lo que se sabe cuando se es niño.

Que un periódico deje entrever noticias así es sin lugar a dudas algo que aclamar, pero ojalá que en un futuro no haga falta publicarlas para que la sociedad se mentalice de algo que ya debería saber.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde la ansiedad que provoca no haber aprendido aún a decir BASTA.

Hace menos de 24h viví una situación tan real y frecuente como incómoda. Manos que tocan de más, manos que se colocan dónde no debieran ...