-

-

viernes, 15 de abril de 2016

Instrucciones para tomar una fotografía (en modo manual).

De lo normal a lo inusual.


En la época del selfie y el antropocentrismo descarado, dónde, siendo conscientes o sin serlo, abunda la autopromoción sin fin, no podemos dejar que muera la esencia de la fotografía. Mucho menos permitir que se olvide su verdadero significado. Esto es mucho más que el intento estrepitoso de inmortalizar ese batido que tú tienes y ellos no. Ni esas playeras, ni ese reloj, ni todas las fiestas que has pisado. El impresionismo de lo absurdo. No. La fotografía es un acto mágico.

Hoy, con motivo de lo expuesto, os dejo algo que llevo escribiendo (editando; quitando, poniendo) desde hace tantos meses que puede que lleguen al año.
Es un simple texto en el que explico como se debe realizar una fotografía, en un tono un tanto irónico.

Julio Cortázar


Como amante de las letras de Cortázar, debo confesar que si de algo os suena este texto, es de mi afán por intentar crear algo similar a esos cuentos que el maestro publicó. Cuentos como Instrucciones para dar cuerda al reloj, Instrucciones para llorar o Instrucciones para amar. Tratando esta vez un tema que Cortázar olvidó nombrar, porque no le tocó vivirlo como nos ha tocado a nosotros; la fotografía.




Instrucciones para tomar una fotografía (en modo manual).

Olvídese de la cotidiana estampa del fotógrafo de sandalias con calcetines que hace -click- manteniéndose completamente hierático, casi sin moverse en el acto.
Muévase, muévase si es necesario el hacerlo. No tenga miedo. 
Nadie estará expectante a su posición. O sí, pero a esos restele importancia. 
Imagine que sólo existe su ojo y todo lo que puede ver a través de la cámara. 
Créaselo. 
Suponiendo que ya lo haya logrado;
Observe detalladamente lo que quiere inmortalizar.
Ajuste ahora ambos cuerpos, el de la máquina y el suyo. Busque el ángulo que le convenga al instante.
Recuerde, no se preocupe por la posición resultante, usted no existe.
Regule la cámara según las condiciones de la escena. Así pues, asegúrese de haber ajustado de forma adecuada ISO, velocidad de obturación y apertura del diafragma. 
Antes de apretar el botón que dará la imagen, vuelva a contemplar el instante detenidamente.
Compruebe que el palpito de vida que le robará al tiempo le resulte completamente sublime; 
encantador, indignante, efímero, bello, doloroso, o en consecuencia, una mezcla de todo.
Ahora dispongase a consumir su dedo en el redondel sobresaliente que conservará el momento.
Escuchará al aparato ronronear en un [CLICK].

Permitale a su mirada detenerse ante el resultado. Disfrútelo;
pues lo que tiene entre sus manos, es único.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde la ansiedad que provoca no haber aprendido aún a decir BASTA.

Hace menos de 24h viví una situación tan real y frecuente como incómoda. Manos que tocan de más, manos que se colocan dónde no debieran ...