-

-

viernes, 12 de septiembre de 2014

"So I'll wait for that date."

"Abre los ojos y anda con cuidado si buscas un enamorado" me decían. Con el tiempo comprendí que por ese camino sólo se sabe andar con cuidado cuando ya se ha tropezado un par de veces, o más. 
Luego están esos que disimulan los tropiezos y se quedan encajados en la misma piedra. Pobres estúpidos. ¿Los has visto? El amor es de todo menos conformarse. "¿Y cuando puedo saber que es amor?" No lo sé, eso lo sabrás tú cuando lo sientas. Pero tampoco creas que lo sentirás en ocho segundos.
Siendo sincera siempre he pensado que el amor es magia. Qué si no la hay, no lo es. Qué será otras tantas cosas, menos esa. En realidad no es la persona sino eso lo que no se planea, ni se busca, ni se piensa. Sentir un halo así con alguien es lo que todos queremos y lo que no todos conseguimos. Supongo que será porque es la única cosa que no podemos hacer que suceda. Qué si lo hace, lo hace sin más. Es química, física y un no sé qué que vete a saber que será. Quizá, las ganas mutuas de que así sea. No sé, mil cosas a la vez. Y las casualidades.
Lo que no entiendo es como existiendo la posibilidad de vivir algo así, hayan personas que no esperen por ella. Que elijan quedarse con cualquiera. Será que piensan que no merecen una sensación mejor. O que no la esperan porque lo que ven en la gran pantalla lo ven como una gran leyenda urbana que nunca se ha podido llegar a comprobar. El tipo de persona que te dirá que el amor es un absurdo y que culpará a las películas de las altas expectativas que tenemos algunos.
Con lo maravilloso que es no poder dejar de reírle las miradas a alguien.Y corretear de la mano por cualquier calle como si se llegara tarde a alguna parte pero sin hacerlo. Sin importar nada ni nadie. Ni lo que piensen o digan de dos locos que ignoran al mundo entero por vivir en el que se han fabricado.
Sí, tienen razón. La vida no es como una película, por eso cuando alguien nos hace sentir como si lo fuera, nos gusta tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desde la ansiedad que provoca no haber aprendido aún a decir BASTA.

Hace menos de 24h viví una situación tan real y frecuente como incómoda. Manos que tocan de más, manos que se colocan dónde no debieran ...